CONTACTA

NOTICIAS / CENTRO DE TRATAMIENTO DE CĂ“NICA

En los últimos meses se han completado en el Centro de Tratamiento de Montemarta Cónica, en Alcalá de Guadaíra (Sevilla), gestionado por la empresa Aborgase, dos importantes inversiones; la ampliación de la planta de generación de energía a partir de biogás y, la construcción de un vaso de vertido de apoyo a las tareas de valorización de residuos sólidos urbanos.

En los meses de agosto y septiembre se ejecutó la ampliación de la planta de generación eléctrica a partir del biogás generado en los diferentes vasos de vertido, inaugurada en el año 2.000 con dos grupos generadores y, construida a partir de las primeras actuaciones de desgasificación del vertedero en el año 1.994, fue posteriormente ampliada paulatinamente mediante inversiones privadas encaminadas a la máxima optimización de los recursos existentes en los residuos (biogás) y la defensa del medio ambiente.

Concretamente, se han llevado a cabo los trabajos de puesta en marcha del décimo grupo generador, equipo de marca JGC 320 Jenbacher/GE, de 1.048 kW de capacidad. Esta ampliación constituye un importante hito porque con ella se completa la capacidad de evacuación de la línea eléctrica, y se alcanza la capacidad óptima de producción estimada, de 10.500 kWe. Asimismo, el proyecto tiene una importante significación, dado que ha implicado una importante inversión en un equipo de generación de energía renovable, que producirá energía renovable sin contar con ningún tipo de prima o incentivo específico a la generación. Esta inversión ha sido llevada a cabo por la empresa CLP Organogás, encargada de gestionar la desgasificación y generación de energía en el Centro Montemarta Cónica.



La planta de generación eléctrica del Centro Montemarta, con esta última ampliación generará 75.000 de MWh al año, de los cuales 72.000 se exportan a la red, abasteciendo de este modo a una población equivalente aproximada de 20.000 hogares y, evitando la emisión de aproximadamente 310.000 toneladas de CO 2 a la atmósfera, reduciendo así el conocido “efecto invernadero”.

La desgasificación de los vertederos de residuos urbanos es una labor crucial en su gestión, quedando establecida en el Real Decreto 1481/2001 con objeto de reducir la contaminación ambiental, ya que el biogás producido durante la degradación de la materia orgánica - formado principalmente por metano y dióxido de carbono, ambos con importante impacto de efecto invernadero – genera el mayor impacto ambiental en la atmósfera durante la explotación de los vertederos de residuos urbanos.

Es necesario mencionar que la actividad de generación eléctrica a partir de biogás de vertedero quedó englobada durante los últimos años como uno de los sectores que percibían primas económicas al ser considerada una energía renovable, constituyendo un incentivo imprescindible para preservar la desgasificación como una actividad rentable, fomentando la correcta eliminación de los gases. La supresión de las primas, establecida en el Real Decreto Ley 9/2013 de reforma del sector eléctrico, está significando un importante riesgo para esta actividad, de obligado cumplimiento según R.D. 1481/2001, en tanto que deja de ser una actividad rentable y, los gestores de vertederos no encuentran incentivo económico en la desgasificación de los vertederos. A pesar de ello, Aborgase y CLP Organogás, continuando con su política de máxima valorización de los recursos contenidos en los residuos, han optimizado la gestión del biogas generado en los vasos de vertido y, se ha logrado el hito de conseguir instalar y, mantener en funcionamiento, el décimo grupo generador de energía eléctrica, circunstancia única en España y en muy pocos vertederos europeos.

Por otra parte, entre los meses de junio y septiembre de 2014, en el Centro de Montemarta Cónica se ha llevado a cabo la construcción de un nuevo vaso de vertido destinado a la deposición de los rechazos procedentes de los procesos de tratamiento y clasificación de los residuos sólidos urbanos que aportará al centro una capacidad de vertido de cerca de un millón de metros cúbicos, ampliando la vida útil potencial del Centro Montemarta-Cónica y, con ello, la solución a la gestión de los residuos sólidos urbanos en este ámbito territorial. El vaso de vertido se ha construido de acuerdo a lo estipulado en el mencionado R.D. 1481/2001 relativo a la gestión de vertederos, y ha supuesto otra inversión muy significativa. Este vaso se empleará como apoyo final a las actividades de compostaje de la materia orgánica y selección de materiales reciclables.